Tranquilidad

En estos pasados días estuve visitando con cierta regularidad uno de los hospitales del área metropolitana de San Juan. Siempre me ha sorprendido la cantidad de ruidos innecesarios que hay en algunos de ellos. 
• Intercomunicadores que le hacen la competencia a una tumbacoco, fácil,
• Enfermeras que nunca saben en qué gaveta del carrito de medicamentos pusieron lo que necesitan y abren cada una de ellas con tal fuerza que parecería que tienen alguna cuenta pendiente.
• Janitors que piensan que la escoba es un trimmer y tienen que darle cantazos con cuanto mueble hay para que le salga el hilo
• Enfermeras/os que a veces confunden su estación con Willy’s Pinchos u otro famoso destino de jangueo nocturno
• Bandejas de alimentos que caen sobre la mesa como si fueran atraídos por un poderoso magneto 
• Personal médico “paracaídas” que no quieren despertar al paciente pero que vinieron al mundo con el control de volumen defectuoso.

Gracias a Dios que está la maquinita de oxígeno que te hace sentir como si estuvieras en el desaparecido “Super Pet Center” de San Patricio Mall. Por lo menos ese ruidito de filtro de pecera emboba y da sueño.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: